La mano de Diego de Micaela Domínguez Prost

el

Mis recuerdos de la infancia son poco fluidos, más bien se parecen a pequeñas fotografías en blanco y negro donde se ve algún beso robado o alguna pelea en el recreo. Sin embargo, recuerdo con exactitud Funeriosa donde me encontraba el 8 de julio de 1990: en la casa de mis abuelos maternos todo era fiesta porque Nico, mi hermano menor, cumplía años. Todo era sandwichito y pebetes, risas y papel de regalo; pero yo no participaba. Yo estaba llorando a medio centímetro de la televisión. Lloraba como él. Yo, un niño de siete años, él, un hombre de casi 30. Mi primer recuerdo fluido es ver a Diego Armando Maradona llorando en la final de Italia 90, y ese recuerdo selló para siempre mi relación con este dios de barro.

Mis cuadernolas comenzaron a estar cubiertas de sus fotos, de sus frases, de sus canciones. La gente sospechaba que era argentino y yo les decía que nada tenía que ver con el país de donde era él o yo, que la magia no entendía de geografía. Y así pasé mi infancia y mi adolescencia, defendiendo a este maravilloso diablo. Con la madurez llega la pacateria y yo guardé en un rinconcito mi amor por Diego. Ya no discutía, o asentía con cierto automatismo cuando escuchaba “falopero”, o bla bla…todos sabemos el diálogo.

Hace poco tuve la posibilidad de leer el libro La mano de Diego de Micaela Domínguez Prost y el niño volvió a salir a flote, como casi ahogado, ese niño volvió a respirar a bocanadas enormes este cosmos de cascos negros que es Diego Armando Maradona. No es un libro de Diego, bah, si, pero no. La figura de Maradona es oblicua en la casi totalidad de anécdotas que conforman el libro. Pero Diego no es solo Diego, no es solo una persona, es un pasaporte, es una llave, un lenguaje común. Las simples letras que componen su nombre reunidas son un abracadabra imprevisto, volátil y mágico. De eso trata el libro, del impacto social que tiene un hombre, su nombre, su historia; y no hablo solo de su historia futbolística, Diego fue – es y será – el mejor jugador de futbol de todos los tiempos, pero también fue más – si algo más se podía pedirle -, el fue una voz de aquellos que muchas veces se sintieron sin voz, fue el golpe hacia arriba, cuando arriba queda lejísimo.

“!Un chico pobre como yo le ganó al Imperio!

(pág.. 37)

La autora recoge anécdotas de lugares impensados como Republica Checa, Chad, Nigeria, Bangladesh y construye la idea, reafirma la idea, de que el fenómeno social que lleva el nombre de Diego no solo es global sino que ha generado una vinculo particularmente extraño entre los seres que giramos en torno al astro. Planeta Maradona. Escrito como crónicas, el libro es una hermosa recorrida por el vértigo de las situaciones límites y lo absurdo de ser salvado por un nombre, un recuerdo, una idea imaginaria de todo lo que implica Diego.

Anteriormente dije que la presencia de Maradona en las historias es oblicua, lindera, es más un nombre que su presencia; en la última, no. La última anécdota es Diego en persona, en todo su ancho y petiso ser, es 1,68 de anécdota, es la gambeta cortita de las anécdotas y la que me tuvo moqueando un rato después que cerré el libro. El libro recoge un montón de asombros, quizás hasta risas, pero cuando leí la última anécdota…años de recuerdos se me juntaron en los ojos.

Es un libro que debería ser leído, no solo por aquellos que orbitamos alrededor de las historias de Diego, sino para todos aquellos que se interesen por entender el impacto social que puede tener una persona – ascendido a dios – cuyo impacto en la cultura popular es quizás el más grande que haya tenido un deportista. Ojalá este libro sea eterno, que Micaela escriba mil volúmenes plagado de anécdotas que recuerden a Diego para que mi niño siga riendo y llorando como si fuera el 8 de julio de 1990.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.